Las Noticias

Un día lluvioso de otoño

Mirando aquel día por la ventana me di cuenta de que el verano se había ido para dejar paso al otoño. Fuera se podía ver ya ese típico follaje que le caracteriza. Todo estaba cubierto de un manto de hojas de color rojizo y anaranjado y en cada esquina había charcos que se habían formado después de una noche muy lluviosa. Al ver una cometa colgando de una de las ramas del árbol me desanimé completamente. Pretendía salir a pasear con mi perro, pero desde casa calentita, era más agradable ver como las ardillas se comían los primeros racimos de uvas de la temporada. Y el resto de animales empezaban a recolectar frutos para prepararse para el invierno. A pesar del tiempo mi padre salió a comprobar que la lluvia no hubiera dañado las calabazas y el maíz que habíamos plantado. Mientras tanto mi madre recogía con el rastrillo las hojas para que el desagüe del jardín no se atrancara. De pronto mi padre se puso como un niño a chapotear sobre un charco empapando a un pobre erizo. Seguro que el pobre hubiera deseado tener en ese momento un paraguas o un chubasquero para no mojarse.
» Leer más