Las Noticias

Nada como antes

El Canadá de hoy no se parece en nada a lo conocido por Délia Tétreault. Está totalmente transformado. La inmigración lo ha convertido en un mosaico cultural. En él se encuentran casi todas las culturas y religiones de la tierra. El país está vinculado con todos los demás continentes. Ese fenómeno crece con el libre intercambio que va ganando casi todas las Américas : ¡Un continente! ¡Un mercado ! Pero los desafíos de la re-organización de dicho comercio son enormes frente al futuro social y económico de las poblaciones de nuestro continente. ¿Qué impactos recibirán las culturas y los modos de vida? La Iglesia canadiense vigila de cerca el proceso y se compromete en favor de una auténtica solidaridad con los más desfavorecidos amenazados por una economía de mercado que tiende a excluirlos del compartir de la riqueza de la tierra.
» Leer más